Documentos históricos | Pacto de Punto Fijo

Pacto de Punto Fijo, firmado el 31 de octubre de 1958.

El Pacto de Punto Fijo fue un acuerdo político entre los partidos Unión Repulicana Democrática (URD), Social Cristiano Copei y Acción Democrática (AD) en el que se acordó la unión de todas las organizaciones en pro de un objetivo superior como lo era el de mantener el incipiente régimen democrático instaurado luego de la caída del régimen de Pérez Jiménez.

Tomando nota de los errores cometidos durante el primer experimento democrático del trienio adeco, se acordó compartir el ejercicio del poder, sin importar quien obtuviese la victoria en las elecciones que se realizarían el 7 de diciembre de 1958.

Para consultar más documentos históricos visita la sección “Documentos”.

El ocaso de Pérez Jiménez

La dictadura de Marcos Evangelista Pérez Jiménez comenzó su ocaso por la mala administración de los elevados recursos que recibió debido al aumento de los precios del petróleo, lo que derivó en una crisis económica que le impidió cancelar los compromisos asumidos con el sector de la construcción que se había mantenido apoyando al dictador.

Otro de los elementos que influyó en la pérdida de apoyo de los sectores económicos fue la firma de un tratado comercial con los Estados Unidos, el cual dejó al empresariado nacional en desventaja con los emprendedores norteamericanos.

Los militares también mostraban su descontento por el peso que dos civiles ejercían en el gobierno perezjimenista, Laureano Vallenilla Lanz, ministro de interior y Pedro Estrada, director de la Seguridad Nacional. A esto se sumaba la desconexión existente entre Pérez Jiménez y la cúpula militar, distanciamiento que se fue en aumento, debido al aislamiento del dictador.

La iglesia también dio la espalda a Pérez Jiménez, debido a la persecución de la que fue víctima, posterior a la recordada pastoral de Monseñor Rafael Arias Blanco que derivó en una guerra de artículos de prensa entre el padre Hernández Chapellín y Laureano Vallenilla Lanz, de la cual el padre salió mal parado, quedando detenido en la sede de la Seguridad Nacional.

Los partidos políticos, perseguidos y desmovilizados, comenzaron a reorganizarse desde la clandestinidad y conformaron la Junta Patriótica, que en definitiva tendría un papel preponderante en las postrimerías del régimen dictatorial y posteriormente a su derrocamiento el 23 de enero de 1958, como vigilante de que la Junta de Gobierno que asumió el poder no se desviara del camino democrático.

Discurso de Marcos Pérez Jiménez ante uno de los alzamientos militares que tuvo que enfrentar en las postrimerías de su régimen, en este caso un alzamiento encabezado por el coronel Hugo Trejo, que contó con el apoyo de elementos de la guarnición de Maracay.

Cae Rómulo Gallegos

Rómulo Gallegos, acompañado por Rómulo Betancourt y Carlos Delgado Chalbaud.

Luego de la promulgación de la Constitución de 1947, fue electo Presidente de la República, Rómulo Gallegos, quien obtuvo una amplia mayoría en la elecciones celebradas el 14 de diciembre de 1947.

En aquella histórica jornada en la que por primera vez los venezolanos escogían directamente al Presidente de la República, los resultados fueron los siguientes:

  • Rómulo Gallegos (AD): 871.752 – 74,47%
  • Rafael Caldera (Copei): 262.204 – 22,40%
  • Gustavo Machado (PCV): 36.514 – 3,11%


Discurso de juramentación de Rómulo Gallegos como Presidente de la República.

El amplio apoyo con el que contaba Acción Democrática les permitió gobernar en solitario y generó que se distaciarán del resto de fuerzas políticas del país, perdiendo su apoyo y generando enemistades. A lo anterior se suman los roces que ya se venían presentando entre los miembros civiles de la Junta de Gobierno y estamento militar que se veía desplazado del ejercicio del poder, lo que detonó nuevamente las conspiraciones en el sector castrense y el 24 de noviembre de 1948, el propio Ministro de la Defensa de Gallegos, Carlos Delgado Chalbaud participada en el la componenda golpista.

En esta ocasión, la figura de Marcos Pérez Jiménez surge con mayor peso y relevancia en el nuevo régimen que se instauró, lo que a la postre lo catapultaría a la cima del poder, luego del asesinato de Delgado Chalbaud, el único magnicidio en la historia de nuestro país.

La Junta Militar de 1948.

Betancourt, la máquina de hacer de decretos

Rómulo Betancourt asumió como Presidente de la Junta de Gobierno.

A las pocas horas de ser derrocado Medina, se anunció al país la conformación de una Junta Cívico Militar, presidida por Rómulo Betancourt, quien se convirtió en una máquina de hacer decretos para reorganizar el país, luego de la incertidumbre que genera todo golpe de Estado ante la disolución de todas las instituciones constituidas en el país.

De forma incansable Betancourt fue redactando todos los decretos necesarios para restablecer la normalidad en el país y la reconstituciónde las instituciones necesarias para el desarrollo de la vida pública. Pese a que el golpe fue puramente militar, la conformación de la Junta de Gobierno, mayoritariamente civil, con cinco de siete miembros, generó cierta confianza en la población. Adicionalmente, uno de los primeros decretos firmado por Betancourt establecía que ninguno de los miembros que conformaban la Junta apiraría a la presidencia en las elecciones presidenciales que serían convocadas posteriormente.

El gobierno de Betancourt encaminó de forma progresiva la instauración definitiva de la figura del voto para la elección directa del Presidente de la República, para lo que fue convocada una Asamblea Constituyente que se encargaría de redactar una nueva Constitución que consagraría ese derecho tan anhelado por la población y que había sido uno de las causas que motivaron el golpe de Estado contra Medina Angarita.

En la Constitución de 1947 quedó consagrado el derecho al voto en su artículo 192 de la siguiente manera:

Artículo 192
El Presidente de la República será elegido por votación universal, directa y secreta, con tres meses de anticipación por lo menos al 19 de abril del año en que comience cada período constitucional, y en la fecha que determine el Congreso Nacional en sus sesiones ordinarias del año inmediatamente anterior. Se proclamará electo el ciudadano que haya obtenido la mayoría relativa de votos.

Otro elemento destacado en el texto constitucional que se aprobó en 1947 fue la separación de los militares activos de la vida política nacional, lo que quedó establecido en el artículo 99 de la siguiente manera:

Artículo 99
Los Miembros de las Fuerzas Armadas Nacionales, mientras permanezcan en servicio activo, no podrán ejercer el derecho del sufragio, pertenecer a agrupaciones políticas ni tomar parte en las actividades de éstas.

Puedes consultar el texto completo de la Constitución de 1947 en la sección Documentos de este blog.

Golpe de Estado del 18 de octubre de 1945

Tapa del diario El Nacional posterior al derrocamiento del general Isaías Medina Angarita.

El 18 de octubre de 1945 fue derrocado el general Isaías Medina Angarita. Según Manuel Caballero, un pronunciamiento militar clásico, con el apoyo de unos pocos civiles dio al trasto con el gobierno de Medina, quien se negó a enfrentar el alzamiento para evitar un mayor baño de sangre.

El distanciamiento de Medina con el sector militar acostumbrado a degustar la mieles del poder le generó la oposición de varios elementos dentro de la estructura castrense, entre ellos, la figura de Marcos Evangelista Pérez Jiménez.

Ya cercano el final de su período, el general Medina en conjunto con el resto de actores políticos que hacían vida en el país habían acordado la candidatura presidencial de consenso para el siguiente período presidencial, durante el cual se convocaría a su vez a elecciones presidenciales directas. Sin embargo, el hombre de consenso, Diogénes Escalante, quedó incapacitado para asumir tan importante rol, debido a una enfermedad que le ocasionó la pérdida de sus facultades mentales.

Ese hecho detonó el desmoronamiento del régimen de Medina. Los militares descontentos que ya conspiraban abiertamente, aprovecharon la circunstancia y lograron captar el apoyo de la alta dirigencia del Acción Democrática, ante la imposibilidad de restituir el consenso para la candidatura presidencial, luego de quedar descartado Escalante.

El Partido Democrático Nacional (PDN) de corte Medinista acordó postular de forma unilateral a Ángel Biaggini, por su parte el expresidente López Contreras también lanzó su candidatura, con altas probabilidades de ser la ganadora, tomando en cuenta que la elección sería realizada por el mismo Congreso vigente durante el regímen de Gómez.

La inestabilidad política reinante, debido a la falta de respuesta del gobierno de Medina aceleró el devenir de los hechos. El golpe se adelantó, luego de uan delación y el presidente Medina acordó entregar el poder. A las pocas hora fue instaurada una Junta Cívico Militar, presidida por Rómulo Betancourt.

Los conspiradores del 18 de octubre de 1945.

Documentos históricos | Programa de Febrero

Programa de Febrero, firmado el 21 defebrero de 1936.

El Programa de Febrero de Eleazar López Contreras, firmado el 21 de febrero de 1936, luego de la denominada por Manuel Caballero “pérdida del miedo”, fue el primer programa de gobierno presentado en la historia de Venezuela, en el que se detallaban una serie de políticas necesarias para modernizar al país, luego del atraso en el que quedo sumido el país tras la dictadura de Juan Vicente Gómez.

Para consultar más documentos históricos visita la sección “Documentos”.

Eleazar López Contreras – Isaías Medina Angarita. Apertura y transición a la democracia

Los gobiernos de Eleazar López Contreras (1936-1941) e Isaías Medina Angarita (1941-1945) representaron luego de la muerte del general Juan Vicente Gómez la apertura y transición a la democracia, respectivamente.

Para ilustrar con mayor claridad la significación real de ambos períodos, hace falta distinguir entre ambos conceptos:

Apertura: Según O´Donnell y Schmitter (1986), antes de la democratización se da un proceso de liberalización caracterizado por la redefinición y extensión de los derechos ciudadanos. Estos incluyen el habeas corpus, libertad de expresión y de movimiento, libertad de asociación, derecho a la privacidad, etc. Es difícil determinar con precisión si todos estos derechos se respetan, pero lo sintomático es que se registran avances importantes en relación con el período autoritario. Se asume también que el ejercicio de estos derechos por parte de algunos sectores servirá de ejemplo y motivación para que otros ejerzan sus derechos.

El general Eleazar López Contreras de civil, una de sus características distintivas.

Tales características se observaron con cierta claridad en el régimen del general Eleazar López Contreras, durante el cual se permitieron ciertas libertades a los ciudadanos, pero manteniendo aún una fuerte influencia del gobierno que limitaba el goce y disfrute de esas libertades.

Transición: El concepto de “transición” es definido por O´Donnell y Schmitter como “el intervalo entre un régimen político y otro”. Al indicar las características de este proceso, los autores señalan tres puntos. Primero, que el signo clásico de que una transición del autoritarismo ha comenzado es cuando los propios líderes autoritarios empiezan a modificar sus propias reglas de juego en tanto proveer más garantías de los derechos políticos, individuales y grupales. Segundo, que durante el proceso de transición las reglas de juego no están bien definidas sino que se encuentran en un estado cambiante y de fluidez. Tercero, que se da una lucha ardua entre los actores políticos por redefinir reglas de juego que les beneficien en lo inmediato y en el futuro. Adicionalmente señalan que la fluidez e incertidumbre de los procesos de transición que modifican los patrones previos establecidos de relaciones políticas, y la importancia del período transicional para los procesos ulteriores en tanto las decisiones que se toman y el poder que se adquiere durante este período de fluidez política afectarán el tipo de democracia posible en el futuro.

Retrato del general Isaías Medina Angarita.

El gobierno de Isaías Medina Angarita representó lo más cercano a la democracia que hasta el momento habían conocido los venezolanos, claro esta con evidentes limitaciones en ciertos aspectos, sobre todo los relacionados con la vida política del país.  En tal sentido, durante el gobierno medinista existió amplia libertad de expresión, la persecución política fue practicamente nula, los presos políticos fueron liberados y a los exiliados se les dio la posibilidad de volver. Sin embargo, la gran deuda de Medina Angarita fue la instauración de la figura del voto popular directo para la elección presidencial, lo que a la postre, sumado a otros elementos, como la imposibilidad de Diogénes Escalante de asumir la candidatura presidencial de consenso que sustituiría a Medina Angarita en el poder, derivó en su caída.

En tal sentido, podemos afirmar que durante los gobiernos entes mencionados se desarrolló de forma inconclusa un proceso encaminado hacia la instauración de la democracia en el país. Un proceso que se vio truncado por el golpe del 18 de octubre de 1945 que derrocó al presidente Medina Angarita y abrió paso a un experimento de democracia que rápidamente se vino a pique con el posterior golpe contra el presidente Rómulo Gallegos del 24 de noviembre de 1948, tras el cual se instauró en el país un gobierno militarista que impuso severas restricciones a la vida de los ciudadanos por al menos una década hasta su derrocamiento el 23 de enero de 1958.